¡Proyecto Teatro entre rejas! Lo que necesitas saber

Hoy os presentamos Teatro entre rejas, un tipo de teatro el cuál no solemos conocer por la delicada circunstancia de realizarse dentro de las prisiones, pero que a los reclusos les ayuda como fuente de creatividad y expresión.

Teatro entre rejas

En los últimos veinte años la población reclusa se ha duplicado en España. Existen ochenta y un centros penitenciarios que acogen a más de setenta mil reclusos. La cárcel ha dejado de ser un lugar fundado únicamente en el castigo y se ha convertido en una institución para solucionar conflictos personales y sociales. El voluntariado en las prisiones ha permitido establecer escenarios de ayuda útiles para la reinserción social de los presos. Así surgen proyectos, como del que vamos a conocer. Este tipo de proyectos tiene como finalidad abordar el debate de la compatibilidad en las cárceles a través del Teatro entre rejas y así poder crear grupos, abre una nueva dimensión de la realidad carcelaria del día a día.
Los talleres que se han hecho, se hacen y se harán echan por tierra el estigma social que suponen las personas presas en una sociedad que no
quiere mirar.

¿Cómo surge el proyecto?

El Centro Penitenciario Madrid III, conocido como cárcel de Valdemoro, fue uno de los primeros en impulsar la realización del teatro como actividad de reinserción para sus reclusos. Tras sus muros, existe un grupo de teatro dentro de un proyecto terapéutico y social llevado a cabo por la organización no gubernamental (ONG) Entre Pinto y Valdemoro.

Todos los días miles de colaboradores de Ong’s entran a ayudar a los presos. Una de esas voluntarias es Marisa Aguirre. Ella y su equipo dirigen el grupo de teatro desde hace ocho años. Es profesora de instituto y parte de su vida ha girado siempre en torno al teatro. Su marido, ya fallecido, era actor. Tras su muerte decidió embarcarse en este proyecto desinteresadamente. “Teatro entre rejas” comenzó bajo la supervisión de una entidad católica, la Asociación Marillac, y a día de hoy han conseguido constituir su propia organización sin vinculación religiosa centrada en el teatro como terapia de grupo dentro de la prisión. Desde entonces, el grupo de teatro se ha establecido como una institución independiente dentro de la prisión.

El proyecto tiene además un cariz innovador ya que apenas dos prisiones más en España cuentan con un grupo de teatro. Sus participantes totalmente voluntarios a acceder y formar parte del grupo han de pasar por un reconocimiento psicológico y determinar hasta qué punto el proyecto les va ayudar. Las historias personales de cada uno son muy diversas pero a la vez tienen en común su dureza, los dramas y la superación personal. A la hora de trabajar con los internos, los responsables prefieren no conocer que delito han cometido para poder trabajar con mayor autonomía y mayor libertad.

“Ninnete un señor de Murcia”, “La estanquera de Vallecas” o “Bajarse al moro” son algunas de las obras que en estos ocho años han representado los internos para sus compañeros. De momento no han podido sacar sus obras fuera de la cárcel, ni actuar ante otro público que los reclusos y los funcionarios de prisiones.

Desde nuestra web VotaTeatro.com animamos a que el trabajo valiente, generoso y desinteresado de Marisa en el proyecto “Teatro entre rejas” no caiga en saco roto y pueda ser el perfecto ejemplo de nuevos proyectos para ayudar a los olvidados de nuestra sociedad.